Artrosis de pulgar: una patología cada vez más frecuente

El 65% de las personas mayores de 65 años padecen artrosis de pulgar

 

Para escribir en el móvil, para abrir un frasco, para girar la manilla de una puerta, para coger una bolsa… Aunque no nos demos cuenta, utilizamos el pulgar para infinidad de actividades y lo hacemos diariamente. Por eso cuando, con el paso de los años, esta articulación se desgasta y desencadena en una artrosis de pulgar o rizartrosis, resulta tan evidente y tan molesta. 

Nos cuesta exprimir una naranja, cargar una maleta o realizar tareas, en principio, tan inofensivas como enviar un mensaje con el móvil. Pero… ¿por qué surge esta enfermedad y, lo más importante, en qué consiste exactamente? Os lo contamos.

 

Qué es la artrosis de pulgar


Como su nombre indica, es una patología degenerativa de la articulación trapeciometacarpiana (TMC) que une el dedo pulgar a la muñeca.

A pesar de que puede afectar tanto a hombres como a mujeres, es el género femenino el que suele padecer esta enfermedad con más frecuencia. De hecho, son las mujeres de 50 años las que tienen mayor probabilidad de sufrir rizartrosis y convertirse en el 65% de las personas mayores de 65 años que la desarrolla en nuestro país.

Qué causas la originan


Aunque esta patología degenerativa puede surgir como consecuencia de esguinces o fracturas anteriores, lo cierto es que la artrosis de pulgar está relacionada con la realización de actividades manuales repetitivas y abusivas y a profesiones como odontología, música, limpieza, peluquería, hostelería o albañilería.

Y es que con la edad, y tras años dedicados a tareas como peinar, tocar la guitarra o el piano, extraer muelas, planchar, limpiar o, incluso, escribir al móvil, el cartílago se desgasta dando lugar a esta patología.

 

Síntomas de la artrosis de pulgar


El primer síntoma –y también, el más frecuente- de que sufrimos esta lesión es sentir un dolor intenso en la base del pulgar. Lo podemos notar cuando cogemos o apretamos un objeto y puede ir acompañado de inflamación o de rigidez de la zona e, incluso, de cierta debilidad.

También, de un aumento de la articulación o deformidad en la zona.

 

Cuál es su tratamiento

 

A diferencia de otras enfermedades, la artrosis de pulgar no tiene cura. Lo que sí existen son tratamientos que tienen como objetivo mitigar el dolor, mejorar la calidad de vida de la persona que la padece y evitar, en la medida de lo posible, recurrir a la cirugía.

  • Uso de férulas y ortesis de pulgar: tienen como objetivo dar reposo a la articulación así como paliar el dolor. En Teyder disponemos de ortesis como la Muñequera con férula de pulgar 725 mn especialmente diseñadas para tratar patologías como ésta.
  • Uso de fármacos: su finalidad es bajar la inflamación y el dolor. Suelen complementarse con el uso de ortesis y, en algunos casos, con la realización de ejercicios que buscan potenciar la musculatura.
  • Ejercicios de estiramiento, flexión y extensión del pulgar: ayudan a fortalecer la musculatura y a mejorar la movilidad.

 

 

En Teyder estamos especializados en ortesis para tratar patologías como la artrosis de pulgar ¿Necesitas una? Contacta con nosotros y te ayudaremos