Cojines para úlceras por presión

cojines para úlceras

Una úlcera por presión -o UPPS- es una lesión de la piel provocada por una excesiva y prolongada presión o ficción de un plano óseo con una superficie externa o plano de apoyo.

cojines para úlceras

 

Las personas con movilidad reducida o que permanecen largos periodos en la misma postura, presentan riesgo potencial de padecer úlceras por presión. Especialmente en estos casos debemos estar más atentos al estado de la piel y utilizar productos para la prevención.

Una UPPS puede presentarse en varios estadios. Desde una pequeña mancha rojiza en la piel hasta una herida que alcanza a un músculo o hueso en los casos más graves.  Su etiología se debe a diversos factores, pero los más comunes suelen ser los siguientes.

  • Incontinencia o por la piel húmeda y poco ventilada.
  • Largos periodos de inmovilidad en la misma postura.
  • Desnutrición o deshidratación.  

Para evitar su aparición en personas que se mantienen en sedestación prolongada, en Teyder disponemos de los denominados cojines antiescaras. Estos cojines para úlceras por presión ayudaran a su prevención. De tal modo que se reducirán las posibilidades de aparición de este tipo de úlceras en personas con movilidad reducida

 

¿Qué es la escala de Norton?

Cuando queremos escoger un cojín para úlceras, siempre debemos valorar cuál es el estado general del usuario.  Y es que existen muchas escalas para la valoración del riesgo de padecer UPPS. En este caso, utilizaremos la escala de Norton.

Esta escala mide el riesgo que tiene un paciente de padecer úlceras por presión. Realizada por Doreen Norton en el año 1962, la escala de Norton valora cinco apartados con una escala de gravedad de 1 a 4. Sus valores son sumados para obtener una puntuación total que estará comprendida entre 5 y 20. Se consideran usuarios de riesgo a aquellos con una valoración baja -a menor puntuación, mayor riesgo-.

cojines para úlceras

 

¿Cómo escoger el cojín adecuado?

Dependiendo del riesgo de padecer úlceras por presión disponemos de varios tipos de cojines. De aire, de espuma viscoelástica, de flotación líquida, de gel, de borreguito o mixtos. A continuación detallaremos para qué sirve cada uno de ellos y cuándo escogerlo.

1. Borreguitos. Estos cojines son adecuados para un riesgo bajo de UPPS. Además, se utilizan como cojines para fístulas post parto, cojines para hemorroides, etc. Son adecuados para la prevención en personas que permanecen bastantes horas en sedestación pero que son ambulantes y no tienen trastornos de la estabilidad. Todos ellos, presentan una tratamiento antiácaros en la parte superior.

 

2. Cojines de gel o flotación líquidaLa tecnología de estos cojines permite que el contenido liquido se reparta y que, a su vez, lo haga el peso del usuario. Así se consiguen aliviar los puntos de presión. Estos cojines de gel para úlceras ofrecen un nivel de prevención medio. Son adecuados para usuarios que presentan movilidad reducida sin trastornos posturales. Los cojines de flotación líquida se encuentran cada vez más en desuso debido a su poco grosor  y su elevado peso.

 

La densidad media adecuada de un cojín de viscoelástica debe ser de unos 80kg/m3 (HR80)

 

3. Cojines de espuma viscoelástica. Estos cojines para úlceras son fabricados en poliuretano a partir de procesos constructivos complejos, un material termosensible que se adapta a la morfología del usuario. Las características mecánicas de ésta hacen que aumente la superficie de contacto y disminuya, así, la presión transcutánea.

Respecto a la densidad media adecuada, para un cojín de viscoelástica debe ser de unos 80kg /m3 (HR80). La densidad mide la resistencia del cojín al aplastamiento, a mayor densidad mayor dureza. Debido a ello, la versión plana de este cojín es adecuada para usuarios con riesgo de UPPS de medio a elevado, con movilidad reducida pero sin trastornos de estabilidad postural.

En cambio, la versión anatómica es adecuada para usuarios con riesgo de UPPS elevado con movilidad reducida o usuarios inmovilizados que presentan comprometida la estabilidad postural -lateralizaciones, escurrimientos, etc.-.

 

La espuma viscoelástica y el gel regular maximizan el alivio de presión en úlceras

 

4. Cojines mixtos, espuma viscoelástica y gel. Formados por una base de espuma viscoelástica (HR85) con forma anatómica y una capa superior de gel de dos densidades. El gel viscoelástico fluido que coincide con la zona de las nalgas asegura el máximo alivio de la presión. Lo hace en las zonas óseas más vulnerables durante la sedestación, como los isquiones. La espuma viscoelástica y el gel regular aseguran el aumento de la superficie de contacto. De tal modo que maximizan el alivio de la presión en úlceras.

Estos cojines para úlceras son adecuados para usuarios con riesgo de UPPS elevado o muy elevado. Y ya sea con movilidad reducida o inmovilidad y trastornos de la estabilidad leves.

 

5. Cojines de aire. Los cojines de flotación por aire están fabricados en goma de PVC médica en forma de células de aire independientes pero interconectadas de manera que el aire fluye entre ellas optimizando el alivio de la presión. Estos cojines para úlceras están diseñados para usuarios con riesgo muy alto de padecer UPPS. Suelen ser usuarios que permanecen en sedestación durante la mayor parte del día -paraplejía o tetraplejía-.

El éxito de estos cojines para úlceras reside en el correcto inflado y ajuste del mismo. Existen dos versiones de este cojín: con una o dos válvulas. El diseño de dos válvulas permite mejorar la postura de usuarios con pelvis asimétrica o con dificultades posturales.

 

Teyder, fabricantes de ayudas técnicas y ortopedia, te ayudamos a elegir el cojín para úlceras que más te convenga