Colchón para cama articulada: ¿cómo elegirlo?

Cómo elegir un colchón para cama articulada.

La movilidad del usuario es clave a la hora de elegir un colchón para cama articulada

El descanso es fundamental para cualquier persona. Y más para aquellas que, debido a su edad o a alguna enfermedad que limita su movilidad, se ven obligadas a pasar horas en una cama. Y es que, aunque no lo parezca, estar tumbado todo el día puede ser tan perjudicial para la salud como pasar horas de pie o no pegar ojo por la noche. Por eso, a la hora de velar por el descanso de las personas con movilidad reducida o nula, no solo deberemos pensar en un somier que se adapte a sus necesidades y a las del espacio. También, deberemos hacerlo en un colchón para cama articulada que garantice su comodidad y, en la medida de lo posible, su autonomía.

Y, como os podéis imaginar, para cumplir este objetivo no vale cualquier superficie. Si queremos evitar la aparición de escaras –tan habituales en las personas con problemas de movilidad – y asegurar su confort, el colchón para cama articulada debe cumplir una serie de requisitos. 

Os explicamos qué tener en cuenta a la hora de elegirlo.

Medidas del somier

Cuando compramos un colchón para cama articulada, además de las medidas de la estructura sobre la que estará dispuesto, deberemos fijarnos en otras características. Y es que, aunque la mayoría de las camas articuladas tienen medidas estándar, sus atributos pueden variar. El ancho, altura y densidad del colchón cambiará en función del peso del usuario, de si la cama se eleva o de si dispone de barandillas protectoras.

Flexibilidad del colchón

Aunque el colchón de muelles es un básico, no es compatible con los somieres articulados. ¿La razón? Este tipo de estructuras requiere de movilidad y los núcleos de muelles, por su carácter rígido, no la permiten. El colchón para cama articulada deberá ser flexible, elástico y adaptarse tanto al somier como a las necesidades del usuario. Los colchones de espumas técnicas, viscoelásticos y de aire tienen la elasticidad que este tipo de estructuras precisan

Necesidades del usuario

Como hemos comentado anteriormente, no es lo mismo una persona con movilidad reducida que una totalmente dependiente. Tampoco, un usuario que sufra episodios de incontinencia que uno que padezca excesiva sudoración o que tenga sobrepeso. Sus necesidades variarán y, con ellas, el colchón para cama articulada. Por ejemplo, aquellos individuos que permanezcan encamados de forma permanente deberán hacer uso de un colchón para cama articulada antiescaras. Tan solo así evitaremos que la presión que ejerce el colchón sobre el cuerpo, le produzca úlceras en la piel.

Cómo prevenir la lumbalgia y lumbociática

Una vez definidas las necesidades de los usuarios y las especificaciones de la cama articulada, podemos elegir el núcleo más indicado a nuestro somier. Existen cuatro tipos de colchón en función del material del que está elaborado:

  • Espumas técnicas: ligeros y adaptables a las camas articuladas, siempre que hayan sido diseñados para este tipo de estructuras y garanticen el descanso y confort de los usuarios.
    En Teyder disponemos de los colchones para cama articulada de espuma 1734AC y 1736AC y el colchón sanitario HR.
  • Viscoelástico: transpirable y de gran elasticidad y flexibilidad, este núcleo es uno de los preferidos a la hora de vestir las estructuras articuladas. Permite el descanso de sus usuarios y, también, garantiza su correcta ventilación y lavado. Un requisito imprescindible si hablamos de colchones para camas articuladas sanitarias.
    El colchón de espuma viscoelástico de Teyder cumple con estas características, aportando comodidad y confort a sus usuarios.
  • De aire: es uno de los más indicados para las personas sin movilidad y con riesgo a sufrir úlceras en la piel. Y es que, al poderse regular la cantidad de aire que contiene el colchón, podemos variar la presión que el núcleo ejerce sobre los huesos y evitar la aparición de escaras. Además, al estar fabricados en materiales resistentes a la humedad y de fácil lavado, son perfectos para aquellos usuarios que sufren incontinencia.
    Conscientes de sus beneficios para la salud y descanso de las personas con movilidad reducida, en Teyder disponemos de varios tipos de colchones de aire con compresor: los de celdas 1739CM y el 1740CM y el tubular 1742CM.

En Teyder estamos especializados en colchones para camas articuladas. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

2019-12-03T08:31:31+00:00diciembre 3rd, 2019|Ayudas técnicas|