Cómo evitar malas posturas en la oficina

malas-posturas-en-la-oficina

 

Las malas posturas en la oficina pueden provocar daños esquelético-musculares 

Everano empieza a llegar a su fin y, con él, llega la vuelta al trabajo. Las vacaciones nos han servido para desconectar del día a día y disfrutar del ‘no hacer nada’. Pero, con la vuelta a la oficina, recuperamos la rutina de estar horas sentado frente al ordenador.

Muchos adoptamos malas posturas en la oficina que nos causan intensos dolores en espalda y articulaciones. Lo que empieza siendo un dolor puntual puede convertirse en dolor crónico.

 

Entre el 60% y el 90% de la población tiende a padecer dolores lumbares o cervicales debido a cuestiones laborales

 

No podemos dejar de lado un dato relevante de la Agencia Europea para la Segruidad y la Salud en el Trabajo. Esta agencia determina que entre el 60% y el 90% de la población tiende a padecer dolores lumbares o cervicales en algún momento debido a cuestiones laborales.

Así, aprovechando la vuelta al trabajo, te explicaremos las malas posturas más comunes en la oficina, cómo pueden perjudicar a nuestra salud y cómo debemos evitarlas.

Lesiones por malas posturas en la oficina

Son múltiples las afectaciones que pueden padecer aquellas personas cuyo trabajo se realice frente un ordenador. A continuación enumeramos algunas de ellas.

mala-postura-en-la-oficina

  • Deformaciones de cuello. Estar muchas horas en una posición forzada afecta directamente a la zona cervical de nuestro cuello. Por eso, muchos trabajadores que pasan horas frente un ordenador sufren de lesiones como la cervicalgia.
  • Deformaciones en la columna vertical. Las malas posturas frente al ordenador pueden provocar molestias en la zona dorsal de la columna, llegando a causar la aparición de enfermedades como la dorsalgia.
  • Lesiones en articulaciones. La falta de un escritorio que permita mantener tu cuerpo de forma relajada puede provocar la aparición de lesiones en articulaciones y tendones. Un ejemplo es el codo, que puede sufrir epicondilitis por el uso del ratón del ordenador o el teclado. En un post anterior te explicamos cómo tratar la epicondilitis.
  • Disminuye la productividad en el trabajo. La malas posturas en la oficina perjudican directamente en la productividad del trabajador. Por un lado, podemos perder mucho rato en encontrar la postura adecuada -hasta 67 minutos al día según un estudio realizado por Más Vida Red-. Pero la postura de nuestro cuerpo también afecta directamente a sus funciones. De nuevo, la productividad disminuye.

 

Cómo evitar las malas posturas en la oficina

Para evitar los problemas explicados en el anterior punto, será fundamental tener en cuenta diversos factores.

 

La manera como nos sentamos o la distancia en que está el ordenador de nuestro cuerpo son claves para evitar una mala postura en la oficina

 

  • Cómo debes sentarte. La mejor manera de sentarse -sobretodo si tienes que pasar varias horas así- es siguiendo una serie de indicaciones. Por un lado, la espalda debe estar recta, con los hombros hacia atrás y abajo de manera relajada. Las plantas de los pies deben quedar apoyados en el suelo. Cruzar las piernas puede dar paso a una alteración de la circulación y a piernas hinchadas, con varices o cansadas. Así, evita también esta postura.
  • El ordenador en la oficina. Un factor determinante en la aparición de muchas lesiones en la oficina es la disposición del ordenador. Para prevenir este tipo de lesiones, es recomendable que el ordenador se encuentra a unos 45 centímetros de distancia respecto del cuerpo. De tal manera que podamos estirar los brazos cómodamente. La parte superior debe quedar a la altura de los ojos para evitar la tensión en la zona cervical.
  • El mobiliario de oficina. Los muebles de la oficina también pueden ser los causantes de muchas de las lesiones de oficina. Así, una silla con reposabrazos evitará apoyar la muñeca sobre la seva y reducirá la aparición de lesiones como la epicondilitis.

 

En Teyder diseñamos y fabricamos ortesis técnicas para facilitar la recuperación de lesiones provocadas por malas posturas en la oficina