Cómo tratar un esguince de tobillo

como tratar un esguince de tobillo

 

El esguince de tobillo es una de las lesiones que más padecemos y de las que están peor tratadas y curadas 

 

Mientras que en un post anterior te hablábamos de cómo prevenir esguinces de tobillo, hoy te daremos algunos consejos para su recuperación en caso de sufrir este tipo de lesión. Pero vayamos por pasos.

Podríamos decir que el esguince tobillo es una de las lesiones más comunes.  Y, probablemente, una de las más conocidas por la población. Y es que un esguince de tobillo es una de esas lesiones que puede padecer cualquier persona. Sin la necesidad de ser deportista.

 

Los esguinces de tobillo a menudo no están bien tratados, lo que puede provocar secuelas que repercutan en espalda, rodillas o caderas

 

Además, en muchas ocasiones, este traumatismo es uno de los peores tratados por los profesionales de la medicina. Por ello, te explicamos algunos consejos que te ayudarán a la recuperación de este tipo de esguince, así como qué ortesis te pueden ayudar a conseguir mejoras.

 

1. Trata el tobillo cuanto antes

como tratar un esguince de tobillo con hieloEn los esguinces de tobillo, el tiempo apremia. Y es que será fundamental no solo para asegurar una pronta recuperación, sino también para minimizar las secuelas que puedan quedar. Es importante que tengas en cuenta que un esguince de tobillo mal curado puede implicar secuelas que, con el paso del tiempo, afecten a rodillas, caderas y espalda.

Por ello, es imprescindible tratar el esguince en los 2 o 3 primeros días desde que se produce la lesión. De hecho, si al momento de producirse aplicas frío en la zona -sea con hielo, agua fría o una bolsa de guisantes- ayudas a minimizar la hinchazón y reducir el dolor.

La aplicación de frío la puedes llevar a cabo los 2 primeros días aproximadamente, sin dejar el hielo más de 20 minutos en el tobillo. En caso contrario, podrías provocar otra lesión en la zona. En caso de padecer mala circulación o diabetes, consulta primero con tu médico.

 

2. Evita inmovilizar por completo el tobillo

Aunque pudiera parecer lo contrario, inmovilizar el tobillo por completo puede ser contraproducente para la recuperación. Escayolar la zona afectará de manera negativa a los músculos. Y es que esta técnica solo conseguirá atrofiarlos y perder propiocepción – el sentido que permite ubicar nuestro cuerpo en el espacio-.

De este modo, lo mejor es usar ortesis como la tobillera estabilizadora 552TB de Teyder. Ayuda a estabilizar el tobillo y a recuperarnos de la lesión sin llegar a dañar otras zonas de nuestro cuerpos.

 

Si eres deportista y padeces un esguince de tobillo, practica deportes en que esta articulación quede en segundo plano

 

3.  No dejes de moverte

Un esguince de tobillo no debe impedirte realizar las tareas diarias. Aunque los primeros días puede ser que tu médico te aconseje reposo, las siguientes fases de recuperación requerirán de tu actividad.

Si eres una persona deportista, intenta practicar deportes en que el tobillo no requiera esfuerzo. Evita prácticas como running o ciclismo, y realiza natación u otros deportes en que el tobillo quede en segundo plano.

Para el día a día, ayúdate de unas muletas auxiliares para caminar. El tobillo no realiza esfuerzo y podrás tener una vida lo más normal posible durante la recuperación de la lesión.

 

En Teyder diseñamos y fabricamos ortesis y ayudas técnicas para facilitar la recuperación de lesiones