Dolores de espalda de los conductores

dolor-espalda-conductores

La conducción, sea de trayectos cortos o largos, puede provocar dolor de espalda en los conductores

 

Cuando conducimos, sobre todo durante un trayecto de larga duración, es común que sintamos dolor de espalda, en especial en la parte baja. Pueden aparecen los síntomas del conocido dolor de lumbago -o lumbalgia- o, incluso, molestias en la columna vertebral. A continuación explicaremos los motivos, los síntomas y las soluciones al dolor de espalda de los conductores.

Como explicamos en un post anterior son diferentes los motivos por los que podemos sentir dolor de espalda. Algunas de las causas que explicamos en él y que enumeramos a continuación son las culpables del dolor de espalda mientras conducimos:

 

Parar cada media hora o cada hora ayuda a evitar o disminuir el dolor de espalda de los conductores

 

Estrés

El simple hecho de salir a la carretera con el coche nos pone en peligro y somos conscientes de ello. No estamos solos en la carretera y no conocemos las capacidades de los demás conductores. Esto nos crea una situación de tensión que se aloja, principalmente, en la parte baja de la espalda.

Estar en constante tensión y estrés carga los músculos de esta zona, generando dolor durante y después de la conducción. Para evitar este estrés en la medida de lo posible, conduce de manera prudente, sal siempre con tiempo -si vas con prisas crearás más tensión- y pon en práctica las técnicas necesarias para relajarte.

 

Permanecer inmóvil o sentado durante mucho rato

Estas son otras de las causas que originan la aparición de dolor en la espalda de los conductores. En trayectos cortos esto no supondrá un problema siempre que te sientes de manera adecuada. Una buena higiene postural será clave para evitar los dolores de espalda, tanto en la parte baja como en la columna.

Adaptar el asiento y acercar el volante a la medida adecuada te ayudarán a mantener una postura óptima que evite -o disminuya- la aparición de dolores de espalda durante la conducción.

 

Malas posturas

A parte de cómo te sientas, hay muchos hábitos que generan malas posturas en los conductores. Un ejemplo claro es fumar mientras se conduce. Aunque la ley lo prohíbe por ser una práctica insegura, son muchos los conductores que deciden fumar conduciendo.

Los gestos como buscar el paquete de tabaco o usar el cenicero durante la conducción provocan la aparición de dolores en la espalda -sobre todo en la columna- debido a las malas posturas que adquiere el cuerpo.

En este caso lo mejor es que no fumes mientras conduzcas para prevenir y evitar los dolores de espalda debidos a malas posturas.

 

La vibración del motor

La vibración del motor se nota en el asiento del coche. Este vibración afecta directamente a la columna, provocando dolores de espalda intensos durante o después de la conducción.

Lo mejor en este caso es que el asiento tenga una buena amortiguación para evitar, en la medida de lo posible, la aparición de este tipo de dolores.

Todas estas causas crean dolores y molestias tanto en la parte baja de la espalda como en la columna vertebral y el cuello. Estos dolores no nos permiten estar suficientemente concentrados como para no poner nuestras vidas -y la de los demás- en riesgo.

Lo más recomendable -a parte de las técnicas explicadas anteriormente- es mantener una buena higiene postural mientras conduces, hacer paradas cada media hora o cada hora y hacer estiramientos musculares durante las paradas para relajar los músculos -tanto de espalda como de piernas, brazos y cuello-.

 

En Teyder queremos que disfrutes de una conducción tranquila, sin dolores ni estrés. Conoce nuestros productos para aliviar las molestias del dolor de lumbalgia y demás dolores de espalda. Consulta con tu especialista y encuentra la ortesis que mejor se adapte  a ti.