Dorsalgia: cómo prevenir y tratar el dolor dorsal

Dorsalgia: cómo prevenir y tratar el dolor dorsal

Casi la mitad de la población sufrirá dorsalgia en algún momento de su vida

Contradicciones de la vida. Vivimos en la sociedad del bienestar, pero cada vez estamos más alejados de ella. Comemos de pie, pasamos horas sentados, dormimos poco y mal, nos movemos cuanto apenas, estamos continuamente estresados… Situaciones que nos restan calidad de vida y que, de cronificarse en el tiempo, se traducen en innumerables patologías y lesiones. ¿Una de ellas? La dorsalgia. Un dolor sordo en la parte alta espalda que suele intensificarse en momentos de reposo y que presenta cierto alivio cuando se aplica presión en la zona.

Las personas que la padecen pueden presentar:

  • Dolor dorsal.
  • Pesadez en la espalda.
  • Dificultad para respirar.
  • Espasmos inesperados en la zona dorsal.

Y aunque la dorsalgia puede deberse a hernias discales o enfermedades autoinmunes como la espondilitis anquilosante y la artritis reumatoide, lo cierto es que el estrés, una higiene postural inadecuada y patologías de espalda suelen esconderse detrás de ella.

De ahí que sea tan común que afecte a tantas personas, independientemente de la edad y del sexo. De hecho, según un estudio publicado por la revista Gaceta Sanitaria, casi la mitad de la población padecerá dorsalgia en algún momento de su vida.

Pero ¿cómo prevenirla y, sobre todo, tratarla?

Prevención de la dorsalgia

1. Cuida tu higiene postural

Como hemos comentado anteriormente, pasamos la mayor parte del día sentados frente al ordenador, el móvil o el televisor o de pie en posición encorvada. Mantener una postura erguida tanto en sedestación como en bipedestación Espaldera para corregir la postura y tratar la dorsalgiaserá clave para prevenir esta lesión.

2. Mantén tu espalda fuerte

Para conseguirlo, será necesario abandonar el sedentarismo y practicar deportes que nos ayuden a fortalecer la zona dorsal sin dañarla. La natación es uno de los mejores, pero no también el yoga o el pilates.

3. Reduce el estrés

Aunque sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, es necesario eliminar el estrés si queremos evitar la dorsalgia y ganar calidad de vida. Podemos practicar meditación o mindfulness, hacer yoga o realizar cualquier disciplina que nos tranquilice y nos permita eliminar la tensión de nuestro cuerpo.

4. Descansa

Dormir mal o poco también aumenta las posibilidades de sufrir dorsalgia. Apuesta por un colchón firme y evita todas aquellas distracciones que puedan afectar a la calidad de tu sueño como la pantalla del móvil o del televisor.

El estrés y una higiene postural inadecuada pueden estar detrás de la dorsalgia

Tratamiento de la dorsalgia

El tratamiento de la dorsalgia, al igual que otras lesiones, dependerá de la gravedad de la lesión. A pesar de ello, existen procedimientos comunes a todos los casos:

1. Suministro de analgésicos y antiinflamatorios

Uno de los principales objetivos del tratamiento de la dorsalgia es aliviar el dolor que esta ocasiona. Por eso, en una primera instancia, el especialista suministrará analgésicos y antiinflamatorios para reducir las molestias y la inflamación.

2. Realización de masajes y estiramiento

En función del origen de la dorsalgia, la aplicación de estas técnicas pueden ser de gran ayuda para relajar y fortalecer la musculatura. Eso sí, su realización deberá recaer en un especialista.

3. Uso de espalderas

En algunos casos, se recomienda el uso de ortesis para facilitar la recuperación y garantizar una buena higiene postural. En Teyder disponemos de espalderas como la 721CH que, además de proteger la zona, corrigen la posición dorsal.

En Teyder estamos especializados en ortesis para tratar la dorsalgia. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

2020-05-29T07:56:44+00:00mayo 29th, 2020|Lesiones|