Fascitis plantar: cómo prevenirla y tratarla

Cómo prevenir y tratar la fascitis plantar

La ortesis, una herramienta para abordar este tipo de lesión

Los que corren de forma habitual lo saben: la fascitis plantar es una de las lesiones más frecuentes de los runners. Sin embargo, que la inflamación de la fascia plantar sea habitual en corredores, no significa que sea exclusiva de estos deportistas. Saltadores, jugadores de voleibol, balonmano y de baloncesto o futbolistas también corren el riesgo de padecer esta lesión. Es más, incluso aquellos que no realizan ejercicio físico pueden sufrirla

¿Por qué? Porque detrás de la fascitis plantar no se esconde una sola causa. Son varios los motivos que pueden originarla. Os explicamos cuáles son y cómo prevenirlos y abordarlos en caso de ser necesario.

Causas de la fascitis plantar

La fascitis plantar se generea cuando la fascia, es decir, la banda gruesa de tejido que cubre la planta del pie se estira o sobrecarga demasiado produciendo una inflamación. Los factores que están detrás de esta inflamación pueden ser:

La pisada, uno de los factores que pueden generar la fascitis plantar

  • Sobreentrenamiento: cuando nos sometemos a carreras largas y en terrenos con desnivel, ejercemos demasiada presión sobre el pie y existen más probabilidades de que se genere una inflamación
  • El peso: las personas obesas o que han aumentado de peso de forma repentina (las mujeres embarazadas, por ejemplo) sobrecargan más esta zona y, por tanto, son más propensas a sufrir este tipo de lesión.
  • El calzado: el uso de zapatos con un soporte de arco deficiente o con suelas blandas también puede desencadenar la inflamación de la fascia del pie.
  • El pie y la pisada: las personas que tienen el puente demasiado elevado (cavos) o, por el contrario, que se desploma hacia abajo (valgos) suelen sobrecargar más la zona y, por tanto, ser más proclives a sufrir fascitis plantar. Lo mismo pasa con aquellas que tienen tendencia a la pronación, es decir, que cargan el pie hacia el interior.

El peso, el calzado y la pisada, algunos de los factores que se esconden detrás de la fascitis plantar

Cómo detectar la lesión

¿Sientes un dolor en la zona interna del talón que se convierte en intenso por las mañanas? Entonces, lo más probable es que sufras fascitis plantar. Y es que, debido a la inflamación de la fascia y a la rigidez que ésta suele sufrir nada más levantarnos, el malestar aumenta en intensidad a primeras horas del día y disminuye a medida que se acerca la noche.

Además de sentir dolor, es frecuente que se hinche o enrojezca la zona.

Cómo tratar la fascitis plantar


Da igual que ya te hayan diagnosticado fascitis plantar en anteriores ocasiones, a la primera señal de esta lesión debes acudir al médico especialista y que determine el alcance de la inflamación y el procedimiento a seguir.

Lo más normal es que prescriban reposo y antiinflamatorios para que el dolor y la hinchazón bajen y, una vez la inflamación haya remitido, procederán al tratamiento. Éste dependerá de la gravedad de la lesión y, también, de su origen. Y es que no es lo mismo sufrir fascitis plantar como consecuencia de una mala pisada que de sobrepeso o sobrecarga durante el entrenamiento.

En cualquier caso, se buscará reducir la tensión generada en la fascia y, para ello, se contemplan varias acciones:Uso de ortesis para tratar la fascitis plantar

  • Realizar un estudio de la pisada: gracias a él, podremos determinar si el origen de la lesión se debe a un trastorno del pie. En el caso de serlo, se diseñaran plantillas personalizadas que ayudarán a reducir la sobrecarga que se ejerce en esta zona.
  • Reducir el peso en el pie: en el abordaje de la fascitis plantar es preciso evitar la sobrecarga del pie y, en este sentido, reducir el peso es esencial.
    Existen ortesis especialmente diseñadas para hacerlo. Éste es el caso de la 465TB-466TB de Teyder, que gracias a su diseño ayuda a estabilizar el tobillo, a reducir el peso que se ejerce en el pie y a recuperarse de la fascitis plantar.
  • Estirar y masajear la zona: si queremos aliviar el dolor y facilitar la recuperación, deberemos incorporar una serie de rutinas a nuestro día a día. Rodar una botella con la planta del pie descalzo o estirar el gemelo, el tendón de Aquiles y la fascia plantar son algunos de los ejercicios que podemos realizar diariamente. También, automasajearnos los pies para eliminar la sobrecarga.

 

Cómo prevenirla

La mejor forma de prevenir la fascitis plantar es adelantarse a las causas que la originan. Para hacerlo, deberemos:

  • Evitar el sobrepeso: aunque sabemos que hay situaciones en las que el aumento de talla es inevitable (el embarazo, por ejemplo), debemos intentar mantener un peso acorde a nuestra altura. Para ello, deberemos comer de forma saludable y realizar actividad física de forma periódica.
  • Reducir la intensidad de los entrenamientos: una cosa es no hacer ejercicio y otra muy diferente excedernos y sobrecargar el pie. Si vamos a correr o a practicar otro deporte, además de invertir en un buen calzado, deberemos hacerlo en estiramientos y en un entrenamiento saludable para nuestros pies.
    Será conveniente que iniciemos la actividad lentamente y que vayamos aumentando paulatinamente la intensidad para prevenir el estrés en la zona. También será de utilidad variar la rutina de ejercicios periódicamente.
  •  Utilizar un calzado adecuado: El calzado es clave para la salud del pie y, más, si sufrimos algún trastorno en el pie. En ese caso, como hemos dicho anteriormente, deberemos acudir a un especialista para que diseñe una plantilla personalizada.

En Teyder estamos especializados en ortesis técnicas para evitar y tratar la fascitis plantar. ¿Necesitas que te aconsejemos? Contacta con nosotros y te ayudaremos

2019-01-15T14:03:04+00:00diciembre 12th, 2018|Lesiones, Ortopedia|