‘Mens sana in corpore sano’

mente, deporte, salud, bienestar

La mayoría de veces hablamos de los beneficios que aporta para nuestro cuerpo el hacer deporte, y es que no nos falta razón, pero no hay que olvidar que el deporte y el cerebro, la mente, también van de la mano. No basta sólo con entrenar nuestro cuerpo para adquirir más velocidad, más fuerza o más resistencia, sino que también debemos entrenar nuestra mente, mucho más poderosa de lo que podemos pensar.

Practicar deporte hace que nuestro cuerpo segregue endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad. Éstas son transmisoras de placer, euforia y felicidad; como consecuencia su activación hace mejorar nuestro estado de ánimo, nos ayuda a aumentar la autoestima y además reducimos el estrés y la ansiedad.

Tenemos tendencia a separar el cuerpo de la mente, y se trata de un error, ya que se ha demostrado la relación entre ellos. Además una mente sana nos ayudará a crecer deportivamente y un cuerpo sano nos ayudará a tener una mente clara y motivada.

Beneficios para la mente

  • Concentración: se trata de la capacidad de centrarse en una cosa o un objetivo sin distracciones.
  • Atención: estar atento a distintas demandas y estímulos según la situación.
  • Motivación: cuando una persona está motivada, todo lo que hace es más fácil. A la hora de practicar deporte nos ayuda a alcanzar los objetivos marcados e incluso a superarnos.
  • Autoconfianza: creerse que aquello que nos proponemos lo vamos a conseguir.
  • Reducción del estrés y la ansiedad: el deporte nos ayuda a liberarnos de las presiones y preocupaciones del día a día, nos permite desconectar la mente de eso que nos ocupa la mayor parte de la jornada. Además, es un buen tratamiento para la ansiedad de quien la sufre.
  • Aumento de la autoestima: normalmente cuando uno hace ejercicio se ve mejor físicamente y como resultado aumenta la autoestima.
  • Previene el deterioro cognitivo: realizando actividad física, sobretodo entre los 25 y 45 años, se consigue aumentar las sustancias químicas del cerebro que previenen la degeneración de neuronas. El deporte adaptado a cada edad, reduce el riesgo de padecer enfermedades cerebrales.
  • Ayuda a la memoria: como consecuencia del incremento de producción de células cuando hacemos ejercicio, aumenta la capacidad de aprender cosas nuevas y mejora la memoria a cualquier edad, aunque sobretodo en los menores. Como curiosidad, un estudio demostró que realizar sprints mejora la adquisición y retención del vocabulario en adultos.

Los beneficios del deporte para la mente y la psicología son muchos. Para alcanzar nuestro objetivo debemos ser positivos y tener confianza en uno mismo, solo el hecho de estar convencido de que podemos hacerlo influirá positivamente a la hora de lograrlo.

Es importante que nos marquemos objetivos realistas y de los que somos capaces de conseguir aunque nos lleve algún tiempo. Con una mente positiva, todo será mucho más fácil en el deporte.

Teyder, especialistas en ortopedia deportiva y ayudas técnicas.