¿Qué músculos ejercitamos en el running?

músculos, entrenamiento, calentarmiento, running

A la hora de salir a correr estamos trabajando diversas partes de nuestro cuerpo. Es lógico pensar que la que más son las piernas, pero en ellas existen diversas partes que trabajamos de distinta manera, flexionamos las rodillas, rotamos la cadera, etc. Todos los músculos trabajan conjuntamente para llevar a cabo la acción de correr.

El running es una actividad aeróbica, aunque hacerlo de forma rápida o en sprint es anaeróbico. Lo que hacemos es entrenar nuestra resistencia, aumentar la fuerza y la tonificación.

Partes de trabajamos

Tobillos: con el impulso en el suelo el tobillo se extiende, su nombre es flexión plantar, lo que hace es ejercitar los gemelos y el sóleo de las pantorrillas, conectados al hueso del talón a través del talón de Aquiles. Cuando el pie vuelve al suelo para dar un nuevo paso, movemos los dedos de los pies hacia arriba, y lo que hacemos es ejercitar los músculos de la espinilla (tibial interior).

Rodillas: trabajamos los isquiotibiales cuando levantamos la pierna detrás nuestro para coger impulso. Estos músculos se sitúan en la parte posterior de los muslos, y trabajan junto con los de la cadera para impulsarnos. Los cuádriceps, parte frontal de los muslos, se encargan de extender las rodillas para dar el siguiente paso además de absorber el impacto contra el suelo.

Cadera: el mismo movimiento explicado en el anterior punto, cuando doblamos la pierna hacia atrás para darnos impulso, trabajamos también los glúteos, que junto con los isquiotibiales, se contraen para extender la cadera. Cuanto más grande la extensión de la cadera, más trabajo se está haciendo, así que correr rápido o en sprint desarrolla estos músculos. Además la cadera debe tener estabilidad a la hora de correr; de ello se encargan los aductores y abductores, los músculos interiores y exteriores de los muslos.

Columna: el recto abdominal, los oblicuos, el erector spinea y el abdominal transverso (músculos del abdomen) trabajan para mantener la columna alineada durante la carrera. Aunque no nos lo parezca, al correr estamos ejercitando nuestro abdomen y de manera efectiva.

Hombros: el movimiento mecánico del balaceo de nuestros brazos cuando entrenamos trabaja el deltoides anterior, que es el músculo frontal del hombro. El desarrollo es muy ligero porqué al correr la mitad superior de nuestro cuerpo es la que menos se trabaja; si queremos ejercitarla más deberemos optar por los sprints.

Como vemos, cuando salimos a correr trabajamos muchas partes de nuestro cuerpo, no sólo las piernas. Hay quien prefiere salir a caminar y no correr, también un buen ejercicio, aunque el running trabaja mucho más nuestros músculos. Un truco para saber si los músculos importantes que más trabajan a la hora de correr están en buena forma es probar de subir escaleras de dos en dos o de tres en tres si los tenemos muy desarrollados. Si podemos subir escaleras a la par sin tener que hacer mucho esfuerzo, significa que nuestros músculos de las piernas están en buena forma.

Teyder, especialistas en ortesis y ortopedia deportiva.