Síndrome de la Cintilla Iliotibial o Rodilla del Corredor

lesiones, corredor, rodilla, ortesis

El síndrome de fricción de la banda iliotibial o ‘fascia lata’ causa dolor en la parte exterior de la rodilla. Se da cuando la región lateral de la rodilla se irrita al deslizarse entre el tendón de la banda iliotibial y el epicóndilo externo del fémur. Desde los glúteos hasta la rodilla transcurre un tracto fibroso de la ‘fascia lata’, que se encarga de tirar de la rodilla con fuerza; cuando se inflama impide un buen desarrollo del runner, y es lo que ocurre cuando se padece de Rodilla del Corredor.

Se trata de una lesión muy común en los atletas (también en los ciclistas) y que limita su capacidad a la hora de correr.

Causas

  • Correr largas distancias.
  • Carrera de montaña: hacer cuestas y pendientes.
  • Mal movimiento de la parte inferior de las extremidades.
  • Mala estabilidad de la pelvis.
  • Piernas torcidas.
  • Poca flexibilidad de los músculos.
  • Músculos tensos de la cadera y pierna.
  • Cambio de rutina por correr en superficie dura o blanda.
  • Aumentar la intensidad.
  • Calzado no apropiado.

Cómo reconocer el síndrome

Se trata de un dolor sordo que empieza cuando se comienza a correr, impidiendo después poder seguir. La intensidad puede aumentar corriendo cuesta abajo y si hay irregularidades sobre la superficie.

El dolor se calma con el reposo y vuelve al iniciar la carrera otra vez. Al hacer una zancada, flexionar o extender la rodilla el dolor empeora.

El dolor está muy localizado en la parte externa de la rodilla y puede irradiarse a la cara exterior del muslo; si palpamos la zona notaremos un punto más doloroso.

El Síndrome de la Cintilla Iliotibial puede casusar molestias en las actividades cotidianas como a la hora de subir y bajar escaleras o estar mucho rato de pie.

Tratamiento

Antes de todo hay que revisar por qué sufrimos esta lesión, explorando los músculos y articulaciones, así como valorar la técnica de carrera que se utiliza.

Para aliviar el dolor se puede aplicar frío en la zona, disminuir la intensidad de la carrera, dar masajes, estirar bien y fortalecer la musculatura de la zona con ejercicios específicos. El descanso relativo también ayudará a bajar la inflamación.

Un médico será quien avalúe la lesión e indique qué tratamiento seguir, si será más largo o de menor duración según cada deportista.

Para volver a correr

Se recomienda bajar la intensidad de los entrenamientos y los primeros días hacer marcha con algunos minutos de trote. Es importante poco a poco volver a coger el ritmo, no hacerlo de manera brusca ya que podría empeorar el dolor.

Desde Teyder contamos con una gran gama de productos para evitar las lesiones y ayudarte a mejorar en tus entrenamientos. Si tiene cualquier duda te informaremos de qué medidas deberás tomar con nuestros productos.